Ennegro y en colores

A Rosa Plá, por adentrarme en el mundo de Ennegro

Pintar va mucho más allá de una academia, se necesita un intenso mundo interior para plasmar los sonidos del alma y dialogar con el Universo. Una escuela marca pautas, pero las palabras de un pincel son mucho más profundas que las líneas enseñadas por un profesor.

_dsc1252A veces los críticos miran las artes plásticas como un don de seres habitantes de las grandes ciudades y no se detienen en los puntos cardinales más allá de la cosmópolis. Palma Soriano, en Santiago de Cuba, es uno de esos sitios exclusivos de la Tierra, lugar de artistas por naturaleza y vocación espiritual. Llegar a la casa del proyecto Ennegro es tener un encuentro con otra dimensión donde los colores fluyen en total armonía con sus loas.

La mayoría son autodidactas, detrás de ellos no están los trazos enseñados por los maestros de las escuelas de arte sino la voz de su intelecto y de guías provenientes de la Casa de la Cultura municipal. A penas tienen condiciones materiales para pintar, pero no dejan de buscar soluciones en materiales como la cartulina y el yeso. Sigue leyendo