Viaje al séptimo continente

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

A penas me acostumbro a la idea de que regresé a la vida ordinaria, al tiempo de los problemas y conflictos cotidianos.

El séptimo continente sigue allí, pero yo volví sin deseos de caminar por la ciudad, me acostumbré demasiado pronto a respirar el aire puro, sentir el barro rojo bajo mis pies y percibir la conexión con la naturaleza, esa paz eterna que tan solo ella puede ofrecer.

Las cavernas son uno de los grandes misterios que la Madre Tierra le brinda al hombre, el séptimo continente aún por descubrir. Tras la búsqueda de un nuevo mundo, a más de 40m bajo el suelo, fui hace unos días con el Grupo de Estudios Geográficos, Espeleológicos y Medioambientales (GEGEM).

Antes de partir, agoté todas las posibilidades imaginativas para describir el lugar, pero la realidad desbordó mis pensamientos. El sistema cavernario México, del que tan solo conocí una parte, resulta enigmático y un reto a la osadía de cualquier persona atrevida. Hasta ahora las únicas entradas son verticales y la boca de El Saco es la de más fácil acceso, al menos hasta el momento, tiene alrededor de 10m de altura.

El primer reto que debí enfrentar fue aprender a bajar con un arnés y desplazarme con los pies apoyados en el diente de perro. La bajada no me preocupó, pero sí la subida que requirió escalamiento, aunque siempre con un arnés para la seguridad.

Al principio pensé qué podría hacer yo más de ocho horas dentro una cueva y creí que el tedio me consumiría, sin embargo, a penas sentí el tiempo, descubrí el placer de no perseguir minutos y horas. Allí dentro quedé atrapada en el enigma de México. No importa que afuera llueva, llegue la noche o pasen las estaciones, dentro siempre será igual el ir y venir de murciélagos y la temperatura continuará fresca.

Todo parece estático. La mirada se pierde entre estalagmitas, estalactitas y salones con galerías laberínticas aún por explorar, con piedras agrestes que parecen enormes cuchillos afilados.

Cada caverna construye parte de nuestra historia. El geólogo puede leer sismos, subidas y bajadas del nivel de agua, incendios y el arqueólogo parte de la vida de períodos humanos.

En México sentí que vivía una edad geológica diferente. Fue asombroso sentir caer las gotas de agua en el suelo, poco a poco, que luego de cientos o miles de años formarán enormes estalagmitas o estalactitas.

Huellas de tristes destrucciones también salieron al paso. Resultó doloroso ver enormes galerías con el suelo levantado producto de la explotación que sufrió el guano de murciélago allá por los años cincuenta del pasado siglo, fragmentos de páginas borradas de un libro.

Encontré un mundo nuevo en México, unas veces agrestes otras pasivo y hermoso. El miedo a lo que pueda suceder allá abajo desaparece cuando observas con detenimiento las diversas magnitudes y formas rocosas o ves a un murciélago alimentar a su pequeño hijo. De esos pequeños momentos se alimenta el espíritu, instantes que permiten percibir aquello invisible a los ojos.

Quizás el viaje hubiese sido uno más sin el grupo GEGEM, gente osada, noble y para quienes la naturaleza y la espeleología resultan primordial en la vida. A ellos, y en especial a Eduardo Labrada, quien me invitó a esta aventura, les debo mi visita al sistema cavernario que ellos llaman séptimo continente. Mientras escribo estas líneas no dejo de pensar qué nuevas ocurrencias pasarán por la cabeza del Loco, si Miguel estará peleando o Menchito andará meditabundo, sumergido en sus pensamientos.

Presiento que el séptimo continente me perseguirá a partir de ahora para no olvidar lo tan lejos que estamos de conocer la tierra que pisamos.

Un comentario en “Viaje al séptimo continente

  1. Sus, ¡¡¡qué envidia!!!! Aunque me hago una pregunta, ¿el arnés soportaría también mis 240 libras?, jaja. Ojalá pueda ir a la próxima aventura, sería algo realmente inolvidable

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s