¿Dónde está la crisis?

Foto de Leandro Pérez Pérez

Foto de Leandro Pérez Pérez

La crisis nos persigue, vivimos atrapados dentro de ella. A veces, de tanto oír la palabra, pensamos que es una mera falacia, pero no es un mito, existe y algunos se dejan devorar lentamente por esas seis letras.

A diario chocamos con crisis de valores, económica e intelectual. De ésta última se habla menos en los medios de comunicación y resulta una de las más preocupantes.

El asunto lo traigo ahora a colación por un motivo de especial preocupación: el 23 Salón de la Ciudad, recién finalizado en Camagüey. El evento propuso este año como tema central la pintura desde las técnicas convencionales en función de un discurso contemporáneo. Me enamoró la idea por la herencia pictórica que los siglos han depositado en artistas camagüeyanos de todos los tiempos, pero el resultado final cambió mi ilusión.

Al recorrer las distintas salas de la galería Alejo Carpentier encontré cuadros de gran trabajo técnico, pero carentes de un discurso profundo, inquietante y cuestionador. En otros casos la decepción fue mayor al apreciar estilos con grandes oquedades de conocimiento.

El 23 Salón, con excepción de dos o tres piezas, careció de una pintura capaz de sensibilizar al espectador con el acto creativo e inundarlo de reflexiones y emociones provocadoras de preguntas y respuestas.

Luego de escuchar la conferencia de la Doctora Yolanda Wood comprendí que la contemporaneidad sí pinta, que el oficio no quedó en los anaqueles del olvido, pero que en mi añeja urbe la pintura debe ganar en un discurso intenso que logre articular una mirada inteligente.

La vida de un artista para nada es fácil. En Camagüey la mayoría de los pintores no viven de su obra, sino que deben buscar otras alternativas para hacer su arte y­

sobrevivir. La carestía económica marca la inspiración, pero no es una justificación para crear tan solo un arte comercial, que no conmueva.

Con estas líneas no quiero ensombrecer las artes plásticas de la provincia que posee grandes maestros de la pintura como Joel Besmar. Tan solo pretendo llamar la atención de la crisis intelectual que veo en jóvenes creadores. En estos instantes deposito mis esperanzas en una mejor organización del próximo Salón de la Ciudad que incluya una selección más rigurosa de las obras y muestre un trabajo discursivo riguroso y profundo.

2 comentarios en “¿Dónde está la crisis?

  1. No es común, al menos en el pueblo donde vivo, que alguien haga una crítica tan consciente sobre los expositores compoblanos. Generalmente, en mi medio digo, solo se halaga, simplemente porque nadie se quiere comprometer o enfrentar con nadie. Me gusta esta actitud transparente y sin tapujos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s